La inmigración: una ventana para el cambio personal

Irse del país de origen es salir de uno mismo. Se cambia de territorio, pero el territorio lo cambia a uno. Y no se trata de renunciar a lo que somos: se trata de hacerlo más complejo.
La clave, quizás, esté en el concepto de learning agility: la capacidad de desaprender lo que antes nos servía, y de reutilizar lo que sabemos, dándole un nuevo significado.

La inmigración, cuando es forzada, es una experiencia susceptible de ser vivida desde el victimismo y la queja. Pero la inmigración también puede convertirse en un escenario privilegiado para el desarrollo personal y la reinvención de uno mismo.

Aunque nunca seremos una persona por completo distinta a la que solíamos ser, antes de abandonar el lugar de origen, el cambio personal es posible e, incluso, inevitable. Uno cambia de territorio, pero el territorio lo cambia a uno. Continuar leyendo “La inmigración: una ventana para el cambio personal”

Identidad personal: tu máscara más allá de carnaval

Un dolor de muelas deja de lado toda pregunta no patológica acerca de la identidad personal. ¿Quién soy? Al que le duele…

Si alguien nos pregunta por nuestra identidad personal, ¿quién eres?, lo más común es responder mencionando el nombre y, dependiendo del contexto, indicando un número de identificación, hacemos referencia a la profesión u oficio que desempeñamos, a nuestra familia o lugar de origen o, incluso, a la religión que profesamos o al equipo de fútbol que seguimos.

Pero, ¿eso es lo que somos? ¿Está nuestra identidad personal compuesta por un nombre (elegido por otros), un número establecido por las autoridades, una profesión (que decidimos, si acaso, en un tiempo lejano de nuestra adolescencia), un lugar (azaroso) de nacimiento, unas creencias recibidas por la cultura de pertenencia, así sea nuestro dios Cristo o Cristiano Ronaldo? Continuar leyendo “Identidad personal: tu máscara más allá de carnaval”