Renuncia al perfeccionismo: hace daño y es inútil

Fracasar, equivocarse, no solo es normal: es necesario.
En el Día Mundial de la Salud Mental (y todos los días), renuncia a intentar lo perfecto, porque nunca lo alcanzarás y el esfuerzo puede pasarte una gran factura.
¿Quieres ser infeliz? Obsesiónate con la perfección.
¿Quieres ser feliz? Acepta que la perfección no es humana.

La invitación al perfeccionismo, de forma a veces imperceptible, pero despiadada, está por todas partes:

  • ¿Cómo escribir la entrada de blog perfecta?
  • ¿Cómo hacer la entrevista de trabajo perfecta?
  • ¿Cómo tener las vacaciones perfectas?
  • ¿Cómo preparar la tarta de manzana perfecta?
  • ¿Cómo organizar la fiesta perfecta?
  • ¿Cómo vivir una noche de boda perfecta?

Sin embargo, la realidad es tozuda y no se cansa de repetir, para quienes deseen escuchar, el mismo  mensaje: todo lo que existe, por existir, es imperfecto. Continuar leyendo “Renuncia al perfeccionismo: hace daño y es inútil”